¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Jamón de bellota: Características

por / Miércoles, 18 enero 2017 / Publicado en Sin categoría
jamón de bellota

Uno de los productos más deliciosos de nuestra tierra es el jamón de bellota. Un alimento de sabor inigualable, textura exquisita y aroma embriagador que hace las delicias de todo aquel que tenga el lujo de degustarlo. Para poder reconocer un auténtico jamón de bellota de otro es fundamental fijarse en una serie de características que confieren a este producto todas sus propiedades inimitables.

El jamón de bellota se obtiene de los cerdos ibéricos, una raza que únicamente se cría en España y que crece en libertad en los bosques alimentándose de bellotas. Conseguir un verdadero jamón ibérico puede costar hasta tres años y de esos solamente un porcentaje muy pequeño se convierten en auténticos jamones de bellota, un producto gastronómico exclusivo y de sabor exquisito.

Entre las características que ponen de manifiesto que un jamón es un verdadero jamón de bellota, la principal es su procedencia. Solamente aquellos jamones cuya procedencia sea de cerdos criados en las dehesas de la península ibérica pueden considerarse jamones de bellota.

El jamón ibérico se caracteriza por presentar grasa intramuscular y entreverada. La genética especial de los cerdos ibéricos les proporciona una capacidad única para almacenar grandes depósitos de lípidos que se infiltran entre su masa muscular. Estos depósitos son los responsables de las vetas marmóreas y la untuosidad, aroma y textura propias de un jamón ibérico. Esta característica se atribuye al caminar de los cerdos ibéricos, aspecto que favorece que críen menos grasas superficiales y más grasas entreveradas. Si estos cerdos ibéricos se han alimentado básicamente de bellotas y hierba, alcanzan un peso mínimo en el momento del sacrificio de 140 kilos, con una edad mínima de 14 meses y la fecha de este sacrificio se produce entre finales de marzo y mediados de abril, el jamón ibérico se denomina de bellota, un placer gastronómico procedente de cerdos ibéricos de pura raza criados con unas medidas especiales para conseguir uno de los mejores productos que la naturaleza nos puede proporcionar.

La cría de los cerdos que darán lugar a los jamones de bellota requiere cantidades considerables de este fruto y por consiguiente no hay en España suficientes dehesas para alimentar a todos los cerdos ibéricos, aspecto que pone de manifiesto el por qué no todos los jamones ibéricos son jamones de bellota. Desde este punto de vista existe lo que se denomina jamón ibérico de cebo de campo, que son los procedentes de cerdos que han seguido una alimentación mixta compuesta por pastos naturales y piensos autorizados.

El jamón de bellota es uno de los mayores manjares que existen, un producto que aporta una gran cantidad de beneficios para la salud y para el paladar, debido a su inigualable sabor. Un placer hecho alimento, una forma espectacular de cuidarse disfrutando.

Deja un comentario

SUBIR